Search

Tratamientos lúpicos El

Lupus es un trastorno autoinmune complejo y continuo en el que el cuerpo ataca las células sanas en diferentes partes del cuerpo por error. Cada persona con lupus es única, por lo tanto, los tratamientos dependen completamente de los signos y síntomas específicos de cada persona.


Este blog pretende ser un breve "desglose" de los medicamentos y tratamientos más comunes utilizados para ayudar a controlar el lupus. Espero que esto sea útil para usted, si usted es a) recién diagnosticado, o b) es un veterano del lupus que lidia con nuevos síntomas.


MEDICAMENTOS:

  • Medicamentos contra la malaria. Como su nombre indica, estos medicamentos se usan comúnmente para tratar la malaria. Hydroxychloroquine (Plaquenil) es el medicamento número uno recetado para quienes tienen lupus, y a menudo se le conoce como la "Póliza de seguro de vida de Lupus" debido a cómo afecta el sistema inmunológico y puede ayudar a disminuir el riesgo de brotes de lupus. Los efectos secundarios pueden incluir malestar estomacal y muy raramente, visión y daño en el ojo. Se recomiendan exámenes oculares semestrales regulares cuando se toma este medicamento o su medicamento cloroquina (Aralen).

  • Corticosteroides. Algunas veces se necesitan medicamentos más fuertes para ayudar con la inflamación asociada con el lupus. La prednisona y otros tipos de corticosteroides como la metilprednisolona (Medrol) se administran para controlar la actividad de una enfermedad grave que afecta a los órganos como los riñones y el cerebro. Muchos pacientes con lupus sectarian de acuerdo que los corticosteroides son de beneficio (le salvan la vida) y a la misma vez son medicamentos desfavorables debido a los efectos secundarios desfavorables como aumento de peso, presión arterial alta, osteoporosis, aumento del riesgo de infección y diabetes. A menudo, a las personas se les recetan estos medicamentos por períodos cortos de tiempo. Sin embargo, el riesgo de efectos secundarios aumenta con el tiempo y cuando la dosis incrementa.

  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroideos (AINE). Algunos AINE, como el naproxeno (Aleve) y el ibuprofeno (Motrin, Advil), se pueden comprar sin receta médica y no requieren receta médica. Los AINE más fuertes (Meloxicam, Daypro, Clinoril) requieren una receta médica. Estos medicamentos se usan principalmente para tratar la hinchazón, el dolor e incluso las fiebres causadas por el lupus. Los efectos secundarios comunes de los AINE pueden incluir dolor de estómago, úlceras, acidez estomacal y, a veces, un mayor riesgo de problemas renales y cardíacos.